jueves, 26 de abril de 2012

Navegamos rumbo a... México - El primer murciélago


Leyenda recogida por Rebeca Amado
Ilustración de Raquel Blázquez

"Cuenta una leyenda mexicana que el primer murciélago de la historia era el ave más bonita que surcaba los cielos, o al menos lo fue durante un tiempo...

En un principio el murciélago era tan feo y estaba tan arrugado como lo conocemos hoy; hasta que un día frio de invierno el primer murciélago subió al cielo para pedirle alas al Creador.


- Poderoso Creador deseo que me otorgues alas llenas de luminosas plumas al igual que has hecho antes con el resto de aves- suplicó el murciélago.

 -Yo te cree tal como eres, no puedo cambiarte ahora. Si deseas plumas deberás bajar de nuevo a la tierra y pedir una pluma a cada ave que encuentres- contestó el Creador.

El murciélago bajó a la tierra en busca de aves que le regalasen sus plumas, pero solo aceptó plumas de las aves más hermosas. Poco a poco el murciélago fue cubriendo su cuerpo con alas de distintos colores hasta que un gran arco iris  de plumas envolvió su cuerpo.

Ahora por fin se veía como una ave hermosa, la más hermosa. Voló y voló durante semanas mostrando con orgullo sus nuevas alas, presumiendo de su nuevo esplendor ante todas las aves del cielo. Sin embargo, su presunción fue mayor que la belleza que había logrado. El murciélago se olvidó de todas las aves que le habían ayudado a lograr su nuevo aspecto, y comenzó a despreciar a todas las aves porque ninguna podía superar su belleza.

-Ni siquiera el Colibrí alcanza mi hermosura, yo creo un arco iris a mi paso. ¿Qué ave puede hacer eso?- presumía.

Hasta que un buen día el Creador, al ver que el murciélago no hacía buen uso de sus nuevas plumas, ordenó que subiera de nuevo al cielo. El murciélago quiso presumir también ante el Creador y aleteó y aleteó mientras sus plumas se desprendían una a una, descubriéndose de nuevo desnudo como al principio. Ese día cayeron cientos de plumas desde el cielo y desde entonces todos los murciélagos ha permanecido desnudos, arrugados y feos. 

Por esta razón, viven en cuevas y han olvidado su sentido de la vista para no tener que recordar todos los colores que tuvieron y perdieron."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada