jueves, 31 de julio de 2014

El gusano que quería ser... un sujetapapeles


Por Sara Blázquez

Hoy en Cuento a la vista tenemos como invitado un gusano muy especial, no lleva bufanda ni sombrero como Lunares en El gusano que quería ser mariposa de seda, pero estamos convencidos de que os encantará.

Esta manualidad requiere pocos materiales, y además podemos adaptarla a cualquier edad. Necesitaremos:

- Una pinza de madera.
- Tres pompones de colores.
- Témperas y pincel.
- Cola o pegamento.
- Limpiapipas.
- Tijeras.
- Ojos móviles.

lunes, 28 de julio de 2014

La envidia de Julio


Texto original de María Bautista en Cuentadario 2014
Adaptación de María Bautista
Ilustración de Raquel Blázquez

Aunque Julio era un mes de verano, y se supone que en verano todos estamos más contentos, él era gruñón y malhumorado. No se sentía feliz porque le tenía una envidia terrible a su hermano Junio. ¡Todo el mundo parecía preferirle a él! Nadie se quejaba de aquel mes mitad primavera, mitad verano. Al contrario, estaban tan contesto de que por fin llegara el verano y las vacaciones que hasta hacían una fiesta para celebrarlo. Sin embargo, cuando llegaba Julio, a pesar de que los niños no tenían que ir al colegio y podían pasarse el mes entero de vacaciones, sin colegio y sin deberes, siempre había alguien quejándose: si hacía mucho calor, la gente se quejaba de que no podía dormir por las noches, y si, de repente, hacía un poco más de frío, la gente se quejaba de que no podían ir a la piscina. El pobre Julio estaba muy triste.

–¡Siempre preferirán a Junio!

lunes, 21 de julio de 2014

The Anger of the Waves

Texto por María Bautista
Traducción por Dani Moore
Ilustración por Raquel Blázquez


Chapter 1

The door of the sand castle opened and Carla saw a dragon looking bored laying on a mat, a freckled princess playing with a ball, and a clueless prince dancing around with a floatie. The three were in a room with large stately windows, which, however, were very dirty and messy. There were plastic bags cluttering the room, banana peels and cigarette butts…instead of a castle, it looked like a pigsty!

None of the three inhabitants of the castle appeared to realize Carla’s presence, so she coughed and exclaimed:

lunes, 14 de julio de 2014

Who Lives in the Sand Castles?


Texto por María Bautista
Traducción por Dani Moore
Ilustración por Raquel Blázquez


After a long day at the beach, Carla finished her sand castle and contemplated it with satisfaction. Carla loved to construct buildings from sand with her bucket and her shovel. Sometimes the towers of the castles were mountains full of dimples, others, square towers so perfect and smooth like the concrete buildings of the city.

But, what Carla loved most was to imagine who would live in the sand castles that we build on the beach. That day, her grandmother Federica observed her castle, stroked her curly head and, with the expression she always wore when she was about to tell an amazing story, exclaimed: